EL KU KUX KLAN CONTINUA VIVO

De Arkansas a la Florida

Viajar en auto por USA se vuelve monótono, pero cuando se trata de un paseo de dos días desde Arkansas hasta la Florida, se vuelve más que aburridor. Cada 300 millas se para a tanquear y se cruzan pueblos exactamente iguales, que en el centro tienen un Wal-Mart, muchas iglesias y una calle principal, se llama W.L. King o Washington .     A menos que ocurra un evento fuera de lo común el viaje pasaría desapercibido, pero me ocurrieron dos cosas que jamás olvidare. Aquí van el primero. El domingo cuando cruzábamos Alabama, un estado de mayoría de Afro descendiente y muy sufrido durante los amargos año de un racismo inmisericorde; un auto cruzo frente al nuestro, llevando sobre el capo una cruz negra, llena de banderas Americanas y con las KKK pintadas.

El hecho me produjo una gran tristeza, porque el movimiento del KU KUX KLAN se suponía que estaba en franca retirada. Pero gracias al racismo rampante de este presidente, estos movimientos “White Supremacist” han tomado auge de nuevo y ahora sin el menor recato exhiben sus miserias y arrogancia sin nombre.   La segunda anécdota, por fortuna fue muy graciosa. Habíamos pasado la noche en un hotel en las afueras de Atlanta, y al amanecer empezamos a dar vueltas por la ciudad en busca de un buen desayuno. Muy pronto descubrimos un sitio con un nombre pomposo “Le Bistró”. Nos imaginamos un gran desayuno parisino con todas las de la ley. Al pedir el menú, nos llevamos la sorpresa de que sólo ofrecían huevos revueltos con donuts. Así que para no hacer más rodeos, optamos por ordenarlos.

Al cabo de unos minutos, apareció una morenaza enorme; luciendo su mejor sonrisa, con el desayuno; y los huevos servidos… en una caja de cartón.

Ahí va la foto.

Edgar Giraldo Alzate.