UN CIENTIFICO PREDIJO LA FORMACIÓN DE LOS SUPER HURACANES HACE 30 AÑOS.

Los huracanes nos recuerdan lo insignificante que somos los humanos, frente a la magnitud de los desmanes de la naturaleza desabordada. Pascal decía que somos una simple brizna de hierba… pero somos una brizna pensante. James Hansen un científico de la NASA, también nos recuerda la relación entre los gases invernadero y el calentamiento global.

Primero advirtió sobre el peligro de los gases florados, pues en la década de los 70 estos eran los propelentes de los aerosoles que al liberarse estaban destruyendo la capa de ozono. Luego, impulsó una campaña exitosa para que dichos productos fuesen retirados del mercado. Este investigador fue uno de los pineros en demostrar la relación entre gases invernadero y sobrecalentamiento, una verdad ya aceptada en el mundo excepto para algunos fanáticos religiosos, los mismos que niegan la evolución; y cierta minoría dentro de un partido político. Como resultado de sus estudios, este ex profesor de Ciencias Ambientales de la universidad de Columbia, en 1988 presentó ante el Congreso testimonios científicos sobre climatología, que ayudaron a crear conciencia nacional sobre el problema del sobrecalentamiento.

Más tarde en el 2009 publicó su libro “Storms of my grandchidrens” (Tormentas para mis nietos) en los cuales prevenía que en la medida que la concentración de los gases invernadero aumentaran, empezaría un efecto dominó de casusa y efecto: a mayo consumo de combustibles fósiles, más CO2 y gases contaminantes, más perdida de la capa de ozono, más calentamiento, mayor derretimiento de los polos, más agua en el mar, más evaporación, más vapor de agua, hasta llegar al actual caos medio ambiental. Finalmente este desbalance de temperatura, ocasionaría una alteración de las corrientes altas de la atmosfera (Los llamados Jet stream sobre ambos hemisferios que corren de oeste a este.) que alterarían el tamaño, la frecuencia y el curso de los huracanes de abajo. Por supuesto que Hansen esta lleno de enemigos, empezando por los lobistas de la industria del carbón y del petróleo. De inmediato un colega suyo, Jim Hollingsworth ( ) publicó una revisión refutándolo, y acusándolo de exagerado, por convertir un estudio ensayo científico en panfleto político, por apelar a “sus nietos” y adornar un tema serio con elementos emocionales.

El problema de fondo es que casi siempre sólo somos brizna de hierba, se nos olvida pensar y nos dedicamos a consumir las golosinas y los juguetes que la sociedad de consumo nos ofrece. No hemos caído en la cuenta que el juguete más fabuloso que ha inventado la humanidad es el automóvil. Peor aún, la publicidad desbordada nos domesticó, haciéndonos creer que éste un símbolo de estatus social y éxito. ¡Ja… Ja. ¿Tiene Jansen la razón? Verifíquelo usted mismo. Al comenzar la era industrial el CO2 era de 250 ppm. (partes por millón). Cuando éste libro se publicó estaba en 380 ppm.

En este preciso momento cuando usted lee esta nota marca 407.25 ppm. Si no lo cree viste la pagina http://www.CO2now.org y conozca en tiempo real la concentración de CO2, dada por el observatorio de Mauna Loa en Hawái. Entonces cada vez que frente a su ventana, pasen una Irma, Katrina, o Wilma aullando, recapacite y piense que no escucha la furia, sino el dolor de la misma naturaleza que clama su compasión; porque usted “brizna pensante” durante su vida productiva emitirá con su automóvil 50 toneladas de CO2.

Edgar Giraldo-Alzate